La importancia del devocional en la vida del Cristiano (III parte)

Escrito por el 14/02/2020

Mi corazón ha dicho de ti: Buscad mi rostro. Tu rostro buscaré, oh Jehová…”

Salmos 27:8

En nuestra última entrega, estuvimos hablando de los ingredientes básicos que deben estar presentes nuestro devocional. Nuestra intensión al tratar este tema es que volvamos a retomar esta virtud piadosa en nuestras vidas como creyentes y a la vez hacerla extensiva a cada uno de los miembros de nuestras familias.

Es nuestro anhelo que el Espíritu Santo nos mueva a poner en primer lugar en nuestras agendas el tener un tiempo intimo a solas con nuestro Señor en donde abrimos Su Palabra para escuchar lo que Él quiere decirnos para ese día y a la vez abrimos nuestros corazones y labios para expresarle nuestros más sinceros afectos y deseos.

Ahora bien, ya que sabemos lo que es el devocional o el tiempo de altar o el tiempo de intimidad con el Señor y que sabes los elementos básicos del mismo. Quisiera ahora finalizar nuestra entrega considerando algunos aspectos que debemos tomar en cuenta antes de ponernos manos a la obra para que nuestro tiempo sea agradable, edificante, deleitoso y nos deje con un ferviente deseo de volverlo hacer.

Veamos algunas cosas que tú y yo debemos tener presentes:

1.- Debemos escoger el mejor momento. El devocional debemos realizarlo en el momento en que estemos más tranquilos y libres de actividades y responsabilidades cotidianas. Debemos recordar que este es un tiempo íntimo y privado con nuestro Señor. Para ello hay que revisar nuestros horarios y así ubicar el mejor momento para realizarlo. Para algunos les es más fácil realizarlo temprano en la mañana mientras que para otros la noche les resulta mejor. En lo personal prefiero hacerlo en la madrugada. Allí le ofrezco a Dios mis primeros pensamientos y palabras en el silencio y tranquilidad del amanecer. Mira el ejemplo de David registrado el Sal 5:3  “Oh Jehová, de mañana oirás mi voz; De mañana me presentaré delante de ti, y esperaré.

2.- Debemos evitar las distracciones. Evitemos todo aquello que desvíe nuestra atención de lo que estamos haciendo, nuestro devocional. Nuestro Dios es Santo y requiere por lo tanto que nos apartemos para estar en Su presencia alejados de todo lo que nos pueda distraer.

Es importante que hagamos un apagón tecnológico antes de iniciar nuestro devocional. Alejemos de en medio nuestro los dispositivos electrónicos como los teléfonos, tabletas, la televisión, la radio, etc. Estos ídolos de nuestra época son una gran fuente de distracción que minan nuestra concentración y dividen nuestras mentes de nuestro propósito supremo: dedicarnos a Dios, Su Palabra y la oración. Debemos suplicar y hacer lo que hizo el salmista en el Sal 119:37 “Aparta mis ojos, que no vean la vanidad; Avívame en tu camino.

3.- Debemos usar solo lo necesario. En nuestro devocional solo es necesario una Biblia, un himnario y si lo prefieres un libro meditaciones devocionales. Necesitamos escucharle a través de Su Palabra, sabiendo que esa porción es la que el Espíritu Santo usará para alimentar nuestras almas en medio de nuestras responsabilidades que tendremos para ese día. No recomiendo el sustituir la Biblia por  un dispositivo electrónico (celular o tableta) ya que corremos el riesgo de ser interrumpidos por las notificaciones y mensajes de las redes sociales. Recordemos que estamos en la presencia del Señor y el sitio de la casa que hemos escogido para el devocional se convierte en el lugar santísimo, nada debe distraernos.

El usar un himnario (preferiblemente el que usamos en nuestra iglesia local) es una gran ayuda aunque también podemos cantar algún salmo o alguna alabanza que sepamos tomando en cuenta que sea sana doctrinalmente hablando.

Finalmente en este punto, es buena idea considerar, si tienes tiempo suficiente el uso de recursos como libros devocionales. No estamos diciendo que este recurso sustituya el uso de la Biblia. La Palabra de Dios debe ser lo primero, si hay tiempo usaremos los recursos pero nunca les demos la prioridad a los mismos. Solamente la Biblia puede producir esto en nuestras devociones: Sal 119:103  ¡Cuán dulces son a mi paladar tus palabras! Más que la miel a mi boca.  Y, finalmente

4.- Permanezcamos el tiempo necesario. ¿Cuánto tiempo debe durar mi devocional? Bueno, esa es la pregunta del millón de dólares. A decir verdad yo no tengo una respuesta numérica a la misma. Lo único que puedo decirte es que la duración del mismo dependería de nuestra necesidad de estar a solas con nuestro Dios.

Hay ocasiones en que he durado más de media hora pero en otras he durado apenas 10 minutos. Hemos de recordar que el devocional es un tiempo de calidad con el Señor no un servicio de adoración como sucede en nuestras iglesias locales. Somos personas con responsabilidades familiares y laborales y las mismas requieren también de nuestro tiempo y dedicación y así poder ser responsables en el cumplimiento de las mismas.

Cuando el Espíritu Santo trae en mí un deseo ardiente de pasar mucho tiempo en la presencia del Señor en mi devocional, me levanto más temprano de lo acostumbrado para así poder con más libertad, dedicar más tiempo a solas en intimidad sin preocuparme por afectar las demás responsabilidades que tengo que encarar. Así que el tiempo del devocional está determinado por la urgencia y necesidad de la presencia de Dios en nuestras vidas. Mira como lo expresan los hijos de Coré en el Sal. 42:1-2 “Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, Así clama por ti, oh Dios, el alma mía. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo; ¿Cuándo vendré, y me presentaré delante de Dios?  Ese debe ser siempre nuestro anhelo al realizar nuestros devocionales.

Habrá ocasiones que duraremos más en la lectura de la Biblia, en otras pasaremos más tiempo en las alabanzas y en otras pasaremos más tiempo en la oración, etc. Es variado, pero lo cierto es que debemos cultivar este hábito piadoso en nuestras vidas cristianas para que podamos crecer en gracia y contar con la presencia del Señor en todas nuestras actividades.

Bien, hemos concluido con este apasionante tema de la importancia del devocional en la vida del cristiano, es mi oración que el Espíritu Santo te haya cautivado y emocionado para hacer del mismo un hábito en tu vida piadosa personal y familiar para que nuestro glorioso Señor reciba toda la adoración que merece por su gran amor por nosotros al salvarnos y darnos el que podamos tener encuentros íntimos con Él. Amén.

Dios te bendiga.

Escrito por:

Alexis Jiménez, colaborador de nuestra emisora.

Etiquetado como:

Opiniones
  1. Bernarda Zadeh   /   14/02/2020, (11:01 pm)

    Muy buena meditación. El Señir me ayude a ser fiel y consistente el devocional, especialmente con mi esposo. Quiero integrar en mis devocionales el cantar himnos o Salmos, pues nuestro devocional es solo orar y leer la Biblia. Muchas gracias por enseñarnos este importante tema. Dios nos ayude a serle fiel.
    Dios les bendiga ricamente.

  2. Elvia   /   30/03/2020, (11:46 pm)

    Me gusto mucho y me sera de mucha ayuda organizar y disfrutar mas del devocional.porque no lo estaba hasiendo en ese orden ,ni con himnos .me parese muy interesante .mil gracia pastor Dios le continue dando de su gracia y su poder para seguir ayudandonos .Dios nos ayudes a serle fiel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


Canción actual

Title

Artist

Background