Una mirada a Isaac con los ojos puestos en Jesús

Escrito por el 21/06/2019

Isaac es un personaje interesante en el Antiguo Testamento porque lo que lo hizo famoso no fueron sus méritos propios sino el hecho de ser hijo de Abraham, el hijo de la promesa. Dios le prometió a Abraham, siendo un anciano de 75 años, que tendría un hijo de Sara, una mujer estéril de alrededor de 65 años. Pero Isaac vino a nacer unos 25 años más tarde, siendo Abraham de 100 años y Sara de unos 90 años de edad (Gen.17:17; 21:5).

Siendo Isaac el hijo de la promesa, y habiendo sido “sacrificado” en sentido figurado por Abraham en el monte Moriah, es inevitable que este personaje nos recuerde al Hijo de la Promesa, Jesucristo el Salvador.

Sin embargo, debemos poner la mira en el verdadero héroe de la historia, Jesús. En lugar de contemplar la vida imperfecta de Abraham y de Isaac, miremos a Aquel en quien el gozo y la esperanza de estos patriarcas estuvo depositada (Juan 8:56).

En el monte Moriah donde el Señor se proveyó de un cordero para el sacrificio de manera que Isaac fuese librado de la muerte, encontramos todos los elementos del evangelio: un padre amante, un hijo único, un sacrificio sustitutivo, y una resurrección.

El padre de Isaac presentó a su hijo en el monte Moriah para ser sacrificado, pero Dios lo evitó proveyendo un sustituto en lugar de Isaac. El Padre de nuestro Señor Jesucristo hizo una provisión perfecta, una vez y para siempre entregando a Su Hijo en el Gólgota, como el Cordero sustituto que quita el pecado del mundo.

Isaac esperó al siervo Eliezer y recibió a su esposa para ser consolado después de la muerte de su madre; pero Jesús se hizo él mismo siervo para venir a buscar lo que se había perdido y para llamarle esposa amada a la que no era amada, consolándola por medio de Su Espíritu.

El padre de Isaac escogió una novia digna y pura (Rebeca) para que fuese esposa de Isaac; el Padre de nuestro Señor Jesucristo escogió una novia indigna y adúltera (la Iglesia) para santificarla dándole honra e infinito amor como la esposa elegida para su Hijo.

Escrito por:

Pastor Arturo Perez, panelista del programa: “La ventana 990” que se transmite por nuestra emisora.

Etiquetado como:

Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


Canción actual

Title

Artist

Background