Una reflexión sobre el afán y la ansiedad

Escrito por el 08/09/2014

Me he detenido a observar dos elementos sumamente comunes para mi vida y mi entorno. El primero, es la presencia de las aves. Sí, las aves, esos por lo regular pequeños e indefensos animales alados con los que nuestro Dios ha embellecido Su creación.

Particularmente, siempre me han dado curiosidad estos animales. Su canto y sus silbidos son los primeros sonidos que escucho en la mañana, sin considerar (claro está) el de mi reloj despertador, o que sea domingo y la voz de mi padre se encargue de avisármelo. He llegado a tener la dicha de, inclusive, un día de suerte, toparme con una que otra en mi ventana silbando despreocupadamente. Me topo con ellas en casi cada ocasión que acudo a las mesas de la cafetería en la universidad, allí están, picoteando tranquilamente cualquier pieza minúscula de alimento que encuentren. La serenidad con la que llevan su tarea a cabo ininterrumpidamente puede llegar a ser hasta cómica.

El segundo elemento que he hallado común es la presencia del afán y la ansiedad en mi vida. Me maravilla la gran facilidad con la que llego a afanarme o a ponerme ansioso. Es asombrosa la capacidad del ser humano de dedicarle tiempo y esfuerzo mental innecesarios a cualquier problema o situación ajena a su control por minúscula que sea. Deberes, situaciones y conflictos laborales, responsabilidades de cualquier tipo (principalmente lo interminables que suelen ser las económicas), hay pocas cosas en el mundo más fáciles que acumular preocupaciones.

Lo incierto y desconocido de nuestro futuro nos provoca constante ansiedad y nos hace afanarnos con mucha frecuencia.

Pero ¿qué relación tienen las aves y las preocupaciones?

“Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?” (Mateo 6:26).

Jesús entiende cómo funciona el corazón humano, y quiso llamar nuestra atención a la valiosa enseñanza que se encuentra en el ejercicio de observar el comportamiento de las aves.

Detente y considera. ¿Te das cuenta de que las aves no tienen un depósito de comida? No son capaces de producirla o almacenarla. Se van a dormir sin tener idea de si encontrarán alimento para ellas y sus pequeñas crías, y sin embargo siempre salen a buscarlo y vuelven con él.

Y ¿qué explicación da Jesús a un asunto tan curioso? Es en realidad muy sencilla: “vuestro Padre celestial las alimenta”.

Me maravilla lo sencilla que es esta realidad y a la vez lo difícil que me es asimilarla. Y es muy paradójico. Todos los días Dios alimenta las aves, y todos los días me afano y me pongo ansioso.

Así que te estimulo a cuestionarte cuando estés afanado. ¿Es Dios tu Padre? Si tu respuesta es sí, ¿no vales tú para Él más que muchas avecillas?

¿Por qué has de preocuparte entonces? Descansa en la promesa que Jesús menciona unos versículos más adelante:

“No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos?

Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas.

Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.”

(Mateo 6: 31-33).

Descansa tus preocupaciones en la ternura de las promesas y el perfecto amor de un Padre celestial,  que te dice:

“¿Se olvidará la mujer de lo que dio a luz, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre? Aunque olvide ella, yo nunca me olvidaré de ti.” (Isaías 49:15)

Me despido deseándole a mi lector la bendición del Señor. Será hasta una próxima ocasión.


Opiniones
  1. Iris Ogando   /   21/10/2014, (7:27 pm)

    Muy buena tu reflexión Moisés, especialmente para estos tiempos que vivimos, es recomendable traer a nuestras mentes las promesas de Dios, porque Él siempre cumple. Que el Señor te siga usando y te sostenga cada día: “Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal”. Mt. 6:34

  2. Rito canizalez   /   18/11/2019, (1:44 pm)

    Interesante refleccion, justamente me toca predicar hacerca del afán y la ansiedad el día de mañana. Y por qué no mencionar y también compartirlo. Saludos y Que la gracia De Dios abunde en ti.

  3. Féiber Peña Pabuena   /   05/04/2020, (8:56 am)

    Eh, Gloria a Dios !!!, poderosísima enseñanza; me bendice en gran manera, porque no la leí una sola vez, no, ya la he leído varias veces, y la leeré más porque se trata de interiorizarla e incluirla en nuestras buenas prácticas, en aplicarla.
    Dios le dio una gloriosa inspiración, realmente.

  4. Omar Gutiérrez Merma   /   08/12/2020, (8:14 am)

    Buena lección es muy didáctica y fácil de entenderla, Dios le bendiga, quisiera que haga un estudio similar sobre la avaricia

  5. Wilder arley Cardona   /   19/05/2022, (6:58 am)

    No te afaneneis ni te desepereis por qué a tu vida esto solo puede traer desolación y tristeza tanto que perderás el gozo la paz y el sueño reparador
    Además por no esperar en Cristo Jesús puedes perder las bendiciones q el tiene para ti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


Continuar leyendo

Canción actual

Título

Artista

Whatsapp