No lo abras hasta la Navidad

Escrito por el 13/12/2016

En el tiempo de Navidad, muchos nos deleitamos poniendo un regalo a nuestro oído y sacudiéndolo para poder adivinar el contenido. A veces adivinamos, pero muchas otras veces quedamos más confundidos y tenemos que esperar hasta el día de Navidad para abrir y disfrutar nuestro regalo.

Los profetas del Antiguo Testamento también tuvieron regalos para agitar. Esos regalos que agitaron eran las profecías de la venida de Jesucristo, el Salvador. Primera de Pedro 1:10-12 dice que los profetas investigaron la Escritura con un deseo de conocer más de Él y de Su venida:

“Acerca de esta salvación, los profetas que profetizaron de la gracia que vendría a vosotros, diligentemente inquirieron e indagaron, procurando saber qué persona o tiempo indicaba el Espíritu de Cristo dentro de ellos, al predecir los sufrimientos de Cristo y las glorias que seguirían. A ellos les fue revelado que no se servían a sí mismos, sino a vosotros, en estas cosas que ahora os han sido anunciada mediante los que os predicaron el evangelio por el Espíritu Santo enviado del cielo; cosas a las cuales los ángeles anhelan mirar” (1 Pedro 1:10-12).

Los profetas del Antiguo Testamento escribieron sobre la salvación por medio de Cristo y estudiaron cuidadosamente lo que Dios les reveló. Ellos vieron el nacimiento y sufrimiento del Mesías; y también la gloria que seguía. Pero no podían entender completamente el tiempo ni la conexión entre los dos – en algunas de las profecías los sufrimientos y la gloria del Mesías son mezcladas en un solo versículo o párrafo. Para los profetas, el regalo permaneció envuelto en un gran misterio.

¿Y cuáles eran esos pasajes que les intrigaron tanto? Son muchos, y hablan sobre toda la Persona y trabajo de Jesucristo. Durante esta temporada, celebramos especialmente el cumplimiento de las profecías que se trataban de Su nacimiento. Al celebrar este año, tome tiempo para explorar estas profecías claves que fueron abiertas -cumplidas- en Navidad:

• El Señor levantó a un gran Profeta (Deuteronomio 18:15-19; Juan 7:40)
• Una estrella y un cetro salieron de Israel (Números 24:17; Mateo 2:1-2)
• El Mesías era descendiente de David (Isaías 9:6-7; 11:1-3; Mateo 1:1-17; 3:16)
• Él nació en Belén (Miqueas 5:2; Mateo 2:1-6; Lucas 2:1-7)
• Jesús nació de una virgen y fue llamado Emanuel (Isaías 7:14; Mateo 1:18-25)

Autor:  John MacArthur

https://www.gracia.org/recursos.aspx?p=a&article=379

Etiquetado como:

Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


Canción actual

Title

Artist

Background